Todo sobre el clítoris

¡Anímense a masturbarse! Es necesario conocerse primero a una misma para luego disfrutar en pareja. Ph. Shutterstock

Es una de las fuentes de placer más grande en las mujeres. Conozcan aquí cómo es el órgano sexual responsable de tantos orgasmos femeninos, y cómo estimularlo.   

¡Anímense a masturbarse! Es necesario conocerse primero a una misma para luego disfrutar en pareja. Ph. Shutterstock

¡Anímense a masturbarse! Es necesario conocerse primero a una misma para luego disfrutar en pareja. Ph. Shutterstock

 

Según la Real Academia Española, el clítoris es un cuerpo pequeño, carnoso y eréctil, que sobresale en la parte más elevada de la vulva, y deriba del griego kleitoris. Uno de los posibles significados que se le atribuyen a esa palabra, y en mi opinión el más acertado, es el de “llave”, ya que su estimulación nos abre las puertas del placer. ¡Nada más, ni nada menos! Físicamente, el clítoris es el órgano sexual primordialmente responsable de los orgasmos femeninos. Más aún, ¡su único propósito es brindarnos placer sexual!

No todos los clítoris son iguales; mientras que algunos son más protuberantes, otros son más pequeños y pueden encontrarse un poco más escondidos. De todas maneras, eso no significa que vayamos a sentir mayor o menor placer por su tamaño. Este órgano tiene ciertas terminaciones nerviosas internas que intensifican sus sensaciones y provoca el nivel de excitación necesaria para el descenlace orgásmico. Tres cuartas partes del clítoris permanecen ocultas a la vista, por eso se dice que es un órgano predominantemente interno. Un clítoris promedio mide aproximadamente 10 centímetros de largo, lo mismo que un pene flácido. Su parte externa mide entre 3 y 4 milímetros de ancho y su longitud promedio es de 4 a 5 milímetros.

En cuanto a sensibilidad o sensación, el clítoris sería igual a la cabeza del pene, mientras que la vagina, a los testículos. De forma que, al igual que es casi imposible que el hombre acabe con la sola estimulación de los testículos, es muy difícil que la mujer alcance su orgasmo con la sola estimulación de su vagina. Lo único que podría afectar la facilidad de estimulación del clítoris y, por lo tanto el placer sexual femenino, es la posición de su clítoris. Cuanto más alejado se encuentre de la apertura vaginal, menor será la estimulación que recibirá durante la penetración. Igualmente, esto sería un problema en el caso de que sólo haya penetración sin estimulación manual a la mujer, algo que saben muy bien que desaconsejo. La penetración, siempre, siempre, debe estar acompañada por la estimulación directa del clítoris, ya sea porque se eligió una posición sexual en la que se produce cierta fricción contra el hueso púbico del hombre, o porque hay una estimulación manual por parte de la pareja o de ti misma.

LEE TAMBIÉN  El que espera, ¿desespera?

Tengan mucho cuidado con la estimulación del clítoris o con el capuchón de clítoris, que lo recubre, porque es un órgano súper sensible. Cualquier juego bien suavecito con un dedo, la boca, el pene o un juguetito va a ser sumamente efectivo. No hay necesidad de hacer caricias ni agresivas, ni con excesiva fuerza. También es recomendable que haya lubricación, ya que puede ser molesto a medida que se vayan intensificando las caricias. Es conveniente ir de menos a más.

Sin embargo, la estimulación vaginal también puede proveer placer sexual. Los orgasmos femeninos se clasifican en dos grupos; los de clítoris y los de vagina. Las estadístican muestran que entre un 25 y 30 por ciento de la población femenina reporta lograr orgasmos por medio de la estimulación vaginal. Sucede que la vagina tiene también sus receptores sensoriales que se ubican a los primeros cinco o seis centímetros de su entrada, en la pared anterior. Es decir, es lo que sería el famoso Punto G. Para encontrarlo es necesario que la mujer esté previamente excitada. Luego, se introduce un dedo lubricado en la vagina y se frota suavemente su pared interior. El tejido vaginal de esta pared, a diferencia del de las otras, en un tanto corrugado y esponjoso. Básicamente, lo que se está haciendo es estimular indirectamente el clítoris a través de la vagina interna. También puede ser estimulado con el pene o con algún  juguete sexual. ¡Mucha atención! Para que sea excitado a través de la penetración peneana es necesario dar con la posición sexual exacta para llegar al área correcta. Las más recomendables son las posteriores, como la del perrito, la cucharita o una posición donde la mujer se encuentre encima, ya que estará en control de los movimientos y así podrá dirigir el pene adonde lo sienta más placentero. Aunque no a todas las mujeres les encanta, ni les suma placer. Así que no se sientan “raras” si la estimulación del Punto G no les mueve ni un pelo, ¡es perfectamente normal!

LEE TAMBIÉN  La píldora azul que reduce las chances de contraer el virus del VIH

Si bien es cierto que muchas mujeres se preguntan qué tipo de orgasmo es mejor o más fuerte, la realidad es que “un orgasmo es un orgasmo”, como dice la doctora Betty Dodson, y ninguno es mejor que otro, sólo se trata de gustos personales. Así prefieras el orgasmo de clítoris, el vaginal o una combinación de ambos, la mejor manera de sentirlo es haciéndote responsable de él. Para poder hacerle saber a tu pareja la mejor manera de estimularte, es necesario que conozcas íntimamente las respuestas de tu cuerpo. Así que, ¡autoexplórate! Una vez que hayas logrado el orgasmo por tu misma, será mucho más fácil compartirle esos conocimientos a tu pareja.

 

¿La estimulación del clítoris es tu principal fuente de placer? Cuéntanos!!!

 

 

Relacionados

¡Posturas sexuales especiales para nosotras! Aunque bastante populares, las posiciones que elegimos son las que mayor placer pueden provocar en la mujer. ¿El secreto? Permiten una penetración profunda, estimulan el clítoris, la vagina y el punto...
El sexo es salud Está comprobado que retomar la vida sexual normal ayuda a recuperarse de enfermedades graves e intervenciones quirúrgicas. Claro que siempre con cautela y previa consulta médica. Luego de una enfe...
Aduéñate de tu disfrute! La idea de satisfacer nuestros propios deseos eróticos me resulta completamente absurda si en el proceso de dicha satisfacción una mujer no puede disfrutar plena, abierta y libremente de sus capacidad...

Send this to a friend