¡Todas somos Afrodita!

El afrodisíaco más potente es la mente, está en ti misma. Afrodita vive en ti; ¡sólo tienes que despertarla!

 Columna-Alessa-Junio-22

Afrodita para los griegos era la diosa del amor carnal y del deseo. Nació de la espuma del mar (Aphros) después de que Cronos castrara a su padre arrojando sus genitales al mar.  Según la mitología, Afrodita era una diosa promiscua, lo que resultó en que tuviera hijos de varios de sus amantes.  Eros, Priapos y Hermafrodito (figuras que en sí evocan imágenes y sentimientos eróticos) fueron sus tres hijos más conocidos, según la leyenda griega.  Eros era el joven dios del amor y del sentimiento erótico.  Priapos era el dios de la fertilidad, quien se destacaba por su enorme órgano genital.  Hermafrodito poseía genitalia tanto masculina como femenina y simbolizaba las emociones de amor del hombre y de la mujer.  A la figura de Afrodita se le atribuyó el poder de provocar deseo así como otorgar amor, poder, belleza y riqueza. No debe sorprender, pues, que su nombre haya llegado a utilizarse para identificar productos que estimulan o inducen el deseo sexual.

Los afrodisíacos han sido evidenciados en todas las culturas y a través de todos los tiempos.  El conocido texto hindú, Kama Sutra, escrito hacia el Siglo IV A.D, hace referencia a alimentos energéticos como la leche y la miel para aumentar el vigor sexual.  En la antigua Grecia, Aristóteles mencionaba el efecto afrodisíaco que producía la “cantárida” (insecto conocido como “Mosca Española” – cuyos restos secos y triturados eran ingeridos ocasionando irritación del tracto urogenital y, como consecuencia, provocando reacción en los genitales), así como otras sustancias vegetales y animales que generaban similares resultados.  La medicina tradicional china también otorga facultades afrodisíacas a hierbas como el ginseng y la yohimbina, por ejemplo.  Y en diversos textos árabes se hace referencia a los perfumes y fragancias para aumentar el placer sexual.  Hoy en día, la idea de que el olfato puede detectar sustancias que impulsen el deseo sexual sigue vigente, y en este sentido se destacan las feromonas.

LEE TAMBIÉN  Placer entre sueños...

Actualmente, el tema de los afrodisíacos está siendo fuertemente debatido, pero no se ha comprobado que exista algún producto que por sí sólo sea capaz de encender el deseo. Pero sí se sabe que la sugestión juega un rol vital, porque si creemos que algo es afrodisíaco, entonces ese “algo” se vuelve efectivo. ¡La Clave es que tengamos fe en que va a funcionar!
Y aquí viene mi propuesta de “Crear y Creer”!  No tenemos que comprar productos caros, ni decepcionarnos con hierbas “milagrosas” o exponernos a preparados inútiles o potencialmente peligrosos.

La idea es creemos nosotras mimas nuestros afrodisíacos personales y creamos firmemente en ellos: ¿Qué es lo que te enciende a ti? ¿Cómo te gustaría que fuese tu próximo encuentro con tu pareja? ¿Qué imagen, sabor, aroma, recuerdo despiertan la pasión en ti? ¿Has visualizado tu afrodisíaco? Ahora llévalo a la realidad y ponlo en práctica! Nunca olvides que el afrodisíaco más potente es la mente, está en ti misma. Afrodita vive en tu interior. Tú eres Afrodita. ¡Sólo tienes que despertarla!

Relacionados

Temores masculinos a la hora del sexo Pareciera que las Reinas del Drama a la hora de ir a la cama, siempre somos nosotras. Y reconozcámoslo: solemos ser un tanto dramáticas. “No quiero que me vea desnuda”, “Hoy estoy hinchada”, “Me duele...
¡En el pico sexual toda la vida! ¿Cuándo alcanzamos nuestro máximo deseo y habilidad sexuales? ¿Hay edades en que disfrutamos más? ¿Es posible mantenernos en el pico más alto del deseo durante toda la vida? Se dice que los hombres...
¿Sentados o parados? ¡O las dos! De pie o sentados, aquí te compartimos cuatro posiciones sexuales que aportarán mayor intimidad y erotismo a tus relaciones sexuales Tener sexo bajo la ducha es una excelente variante para salir d...

Send this to a friend