Sigámonos ejercitando… ¡para el placer!

Alessandra dedicó su última columna a contarnos cómo ponernos en forma para un mejor rendimiento sexual: aeróbicos, pesitas, pilates y yoga. Pero también nos pasó una serie de ejercicios que no nos enseñan en ningún gimnasio y que tonifican unos musculitos que no se ven, pero cómo se sienten! ¡Los músculos vaginales!

Kegels

Estos ejercicios se llaman Kegels, y fueron desarrollados por el obstetra norteamericano Dr. Arnold Kegel en 1946 para tratar problemas de incontinencia urinaria en la mujer. Pronto,  estos ejercicios pasaron a recomendarse con el fin de tonificar la vagina después del parto y para aumentar el placer sexual tanto en mujeres como hombres.

Los ejercicios consisten en contraer y relajar los músculos pubocoxígeos de manera que éstos resulten tonificados y fortalecidos.  La tonificación y el fortalecimiento de dichos músculos resulta en un mejor control orgásmico en la mujer, mayor fricción y placer sexual durante la penetración vaginal para el hombre y la mujer, un mejor control eréctil y eyaculatorio en el hombre, y sobre todo, mejor calidad orgásmica para ambos.  ¡Casi nada!
Lo primero que debemos hacer es localizar los músculos a trabajarse: los pubocoxígeos. ¿Cómo vas a hacer?
La próxima vez que orines, trata de parar el flujo de la orina y luego permite que salga otra vez.  Esos musculitos que has movido para controlar la salida de orina, son los famosos PC. Una vez que los identifiques, ¡ya puedes comenzar los ejercicios!
Vamos paso a paso:

  • Contrae los músculos.
  • Mantén la contracción  de 2 a 3 segundos.
  • Relaja los músculos.
  • Repite la contracción.

Para que los “Kegels” tengan un efecto real y duradero, tendrás que practicarlos regularmente, haciendo aproximadamente 100 contracciones diarias.  La cifra parece grande, pero verán que no es nada difícil llegar a la meta. Este ejercicio se realiza súper rápido y con un mínimo esfuerzo… y los resultados son absolutamente maravillosos.  Recuerda que puedes realizar el ejercicio en cualquier lugar, en cualquier momento, y prácticamente en cualquier posición.  El mayor problema que tiene la gente con el ejercicio es que, como es TAN fácil y lo pueden hacer el CUALQUIER momento, se les olvida.  Es por eso que Alessandra nos recomienda que nos formemos el hábito de hacer los “Kegels” a la vez que realices alguna actividad que hagas a diario.  Tal vez quieras hacer tus ejercicios mientras miras la novela, o cada vez que, estando en tu carro, tienes que detenerte ante una luz roja.  De esa manera, puedes asociar una actividad determinada con el ejercicio, y te aseguras de realizarlo a diario.
También puedes practicar los “Kegels”, mientras te auto-estimulas o mientras sostienes relaciones sexuales con tu pareja.
Cuando el hombre está penetrando a la mujer, la vagina en sí provee características que le provocan mucho placer: calorcito y humedad.  Pero si quieres enaltecer un poco más la experiencia, puedes aprovechar a hacer también tus Kegels, de manera que puedas darle apretoncitos cariñosos durante la penetración.  ¡Te aseguramos que le va a encantar!

LEE TAMBIÉN  ¿Deseo en cápsulas?

Relacionados

La sexualidad espiritual… placer sagrado! Para muchas personas, pensar en la sexualidad como una actividad espiritual podría parecer un poco extraño, incompatible e incómodo.  Parecería que nuestro “modelo” social no mira estas dos fuerza...
Sexo después del embarazo… Las 7 dudas más comunes… respondidas!!! Ciertamente, el dar la bienvenida a un bebito cambia drásticamente la vida de sus padres.  Y esto se extiende, por supuesto, al ámbito sexual, así que todas la...
Sadomasoquismo: mitos y verdades ¿Quién no encuentra o encontró alguna vez tentadora la idea de ser dominada o dominante durante una relación sexual? Aquí les cuento todo sobre esta práctica sexual, que para muchos es súper placenter...

Send this to a friend