Sexo en el agua: ¿Una buena idea?

Todos los riesgos de tener sexo en el agua y cómo cuidarse. Ph. Shutterstock

Miren estos consejitos para practicar relaciones sexuales acuáticas.

Todos los riesgos de tener sexo en el agua y cómo cuidarse. Ph. Shutterstock

 

Mantener relaciones sexuales en un mar cristalino y en medio de una playa desierta probablemente sea una de las fantasías más populares, ¿verdad? Incluso algo más terrenal como una piscina, un jacuzzi y hasta la bañera de casa ponen la imaginación a volar, pero: ¿qué tan seguro creen que es practicar sexo en el agua? Sin duda, muy cómodo no es; ¿sienten cómo la arena les raspa en sus partes más íntimas? Además, el cloro de la piscina favorece las infecciones urinarias y el agua en general puede comprometer la integridad del preservativo. De todas maneras, si sienten unas ganas irrefrenables de concretar la fantasía del sexo acuático; ¡adelante! Sólo tienen que practicarlo con responsabilidad y prestando mucha atención a las siguientes recomendaciones:

  1. Si el mar está turbio, ¡abstenerse! Hay más probabilidades de contraer una infección a causa de las bacterias que habitan en la arena y en el agua cuando el mar está revuelto. Si aún así deciden hacerlo, luego hay que lavarse bien con agua limpia y jabón neutro.
  2. El agua clorada de la piscina favorece las infecciones urinarias. Luego del coito, las mujeres son más proclives a sufrir cistitis. Si las relaciones sexuales fueron muy intensas, se puede inflamar la mucosa y hacerla más vulnerable a la infección. Cuando la cantidad de cloro en el agua no es la correcta, el riesgo es alto.
  3. Mucho cuidado con el exceso de cloro. Propicia la aparición de hongos y puede irritar la zona genital durante el coito. Al salir del agua hay que cambiarse el bañador porque la humedad es un hábitat ideal para las bacterias y hongos, o secarse bien con una toalla limpia.
  4. El agua es un pésimo lubricante y elimina casi por completo la lubricación natural del organismo. Por lo tanto, la penetración se complica y se puede comprometer la integridad del preservativo. La fricción que causa la falta de lubricación hace que este se rompa fácilmente. Es necesario colocarlo una vez que el pene está erecto y fuera del agua.
  5. Atentas con las acrobacias. Ya sea en una playa o en la bañera de casa, eviten las superficies resbaladizas, ¡y evitarán accidentes!
LEE TAMBIÉN  Mitos sobre la homosexualidad

 

¿Alguna vez practicaste sexo en el agua? ¿Cómo fue tu experiencia?

 

 

Relacionados

Las mejores canciones para hacer el amor Estimular nuestros sentidos durante el encuentro íntimo es una experiencia súper excitante. Por eso, no debemos subestimar el poder de la música. Aquí les compartimos una lista con varias canciones qu...
La convivencia: ¿el fin del deseo? La creencia más extendida es que las mujeres son las que empiezan a decir “NO” al poco tiempo de casarse o vivir juntos. Sin embargo, es cada vez más usual que ellos suelan decir más “NO” que “Sí”. En...
¿Sentados o parados? ¡O las dos! De pie o sentados, aquí te compartimos cuatro posiciones sexuales que aportarán mayor intimidad y erotismo a tus relaciones sexuales Tener sexo bajo la ducha es una excelente variante para salir d...

Send this to a friend