Cuando el placer se convierte en obsesión

Reconoce los síntomas de la adicción al sexo.

801382_56081442b

El escándalo de infidelidades de Tiger Woods y su posterior confesión sobre la adicción al sexo, renovó el debate acerca de si ésta es una adicción real o no.

Lamentablemente la adicción al sexo es muy real y tiene efectos muy negativos en la vida de quienes la padecen. Para estas personas, el sexo se convierte en una obsesión y se encuentran dominados por sus impulsos sexuales, que pueden llevarles a perder tanto su estabilidad emocional como la económica.

Determinar si una persona es o no un adicto sexual resulta muy difícil, pero existen algunos síntomas que nos pueden ayudar a distinguirlo:

  • Asume riesgos peligrosos para satisfacer su urgencia sexual: cuando está en busca de una aventura, el adicto sexual cae en una especie de trance en el que no toma en consideración las consecuencias de su comportamiento.  No piensa en nada más que en sexo… nada le importa… no piensa en el trabajo, la familia, las finanzas, su salud (los riesgos de contraer enfermedades de transmisión sexual), en ser arrestados… nada.
  • Es incapaz de ejercer control ante un estímulo sexual: No tiene que ver con la frecuencia sexual, sino su vida está totalmente dominada por el sexo.
  • El orgasmo no es la meta: el adicto sexual raramente tiene la necesidad de alcanzar un orgasmo en sus encuentros físicos.  El placer se deriva principalmente en la seducción y en la caza.
  • Proviene de familias disfuncionales: Generalmente, el adicto sexual proviene de una familia desequilibrada, con familiares alcohólicos, jugadores compulsivos, o que presentan adicciones de otros tipos.  También es común que en la familia de origen haya habido un ambiente de represión en todo lo relacionado con la sexualidad humana.
  • La adicción sexual a menudo es “una adicción más”.  Vemos que muchos adictos sexuales también son alcohólicos o drogadictos o presentan algún tipo de adicción alterna.  Recuerden que el problema es la compulsión, la actitud obsesiva, no la sexualidad como tal.
LEE TAMBIÉN  Las edades del sexo

Respecto al tratamiento, la adicción sexual se trata con psicoterapia.  El tratamiento generalmente incluye un período inicial de abstinencia, y luego se va reincorporando la actividad sexual paulatinamente.  Las terapias en grupo también suelen ser muy eficaces para tratar el problema de adicción sexual.

Relacionados

¡Todas somos Afrodita! El afrodisíaco más potente es la mente, está en ti misma. Afrodita vive en ti; ¡sólo tienes que despertarla!   Afrodita para los griegos era la diosa del amor carnal y del deseo. Nació de la espuma ...
El alcohol y el sexo: una mala pareja!!! “Luego de un par de vinito, o con unos traguitos encima, disfruto mucho más del sexo!”. ¿Cuántas veces no has escuchado a alguien decir esto, o simplemente lo has pensado tú? Muchos suelen pensar...
Drogas y sexo: compañeros peligrosos!!! Tomar la iniciativa, desinhibirnos, atrevernos a más, superar la timidez, no siempre es fácil cuando se trata de disfrutar del sexo… Los prejuicios y miedos muy arraigados pueden boicotearnos ant...

Send this to a friend