Aprende a sentirte cómoda al desnudo

Siéntete a gusto con tu desnudez y verás que no habrá hombre que se te resista. Ph. Shutterstock

Para disfrutar plenamente de tu sexualidad es necesario que aceptes y te sientas a gusto con tu figura. Aquí, varios tips para lograrlo.

Siéntete a gusto con tu desnudez y verás que no habrá hombre que se te resista. Ph. Shutterstock

Siéntete a gusto con tu desnudez y verás que no habrá hombre que se te resista. Ph. Shutterstock

 

Si bien los hombres son mucho más visuales que las mujeres y les encanta mirar nuestra desnudez, la realidad es que son mucho menos críticos de la figura femenina que nosotras. Y he aquí un gran problema, pues la aceptación y comodidad con tu propio cuerpo son súper importantes para que puedas disfrutar de tu sexualidad plenamente. Tu cuerpo es la herramienta que tienes y con la que vas a compartir todo el placer y la intimidad que se asocia con hacer el amor.

Sin embargo, vivimos en una sociedad obsesionada con la figura y las apariencias físicas. Los medios de comunicación y las redes sociales nos muestran cuerpos “perfectos”, con medidas entendidas como las ideales, aunque en verdad el 90% de la población dista mucho de esos cánones de belleza. Ese bomdardeo de imágenes puede llegar a afectar, incluso destruir la estima de quienes no pueden alcanzar ese supuesto ideal.

Entonces, si no te sientes cómoda con tu cuerpo al desnudo, ¡no desesperes! Tiene solución, pero necesitarás trabajar un poquito para aprender a apreciar y amar tu figura, ¡y también tus imperfecciones!

  •  Cuando te encuentres a solas, desnúdate y mírate frente a un espejo.
  •  Observa cada una de tus partes, desde diferentes ángulos. ¡Conócete!
  •  Encuentra cosas positivas para asociar con cada partecita de tu cuerpo. Especialmente para esas que no te gustan tanto. Por ejemplo, en lugar de pensar cuán caídos tienes tus senos, piensa cómo disfruta tu pareja de ellos.
  • Camina desnuda dentro de tu casa y anímate, de vez en cuando, a realizar los quehaceres del hogar sin nada de ropa. Ello te ayudará a que ganes confianza y te desinhibas al momento de moverte.
  • Normaliza tu desnudez para ti misma antes de compartirla con otra persona.
LEE TAMBIÉN  Temores masculinos a la hora del sexo

Es razonable si, luego de practicar todas esas recomendaciones, cuando estés desnuda con tu pareja no te sientas ciento por ciento cómoda. Recuerda que lleva tiempo. Mira estos otros consejitos que te ayudarán llegado el momento

  • Enciende unas velas y evita las bombillas fluorescentes. La luz de las velas es mucho más tenue y favorecedora.
  • Deja que él te desvista lentamente. Si aún no te sientes segura no intentes pararte delante de él y quitarte toda la ropa por tu cuenta. Puede ser una experiencia demasiado fuerte.
  • Si te sientes sobreexpuesta una vez terminada la actividad sexual, ten a mano una batita sensual para cubrirte y déjale saber a tu pareja que te sientes mucho más sexy con ella puesta. También puedes robarle su camisa, como en las películas.

Y no olvides que la buena autoestima corporal es clave para verte sexy. No importa el tamaño o la forma de tu figura, siempre y cuando goces de buena salud, sino cómo te sientes con tu cuerpo y la relación que mantienes con él. Puedes encontrar más ideas para amigarte con tu imagen en mi libro La diosa erótica. Recuerda: quiérete tal cual eres y muestra lo que tienes; ¡no habrá hombre que se te resista!

¿Cómo te sientes con tu cuerpo al desnudo? ¿Qué te parecen estos tips?  

Relacionados

El mapa femenino del placer Cuando hablamos sobre el cuerpo femenino y su relación al placer, casi siempre pensamos en senos y genitalia.  Sin embargo, -y por fortuna- casi cualquier parte del cuerpo puede brindarnos placer. Sól...
El sexo es salud Está comprobado que retomar la vida sexual normal ayuda a recuperarse de enfermedades graves e intervenciones quirúrgicas. Claro que siempre con cautela y previa consulta médica. Luego de una enfe...
Llegar juntos al Gran Oooh!: ¿Por y para qué? Están plenos de deseo, se mueven, se agitan… y entre jadeos, gritos y cuerpos que se retuercen los dos juntos alcanzan su pico máximo de pasión: han llegado al orgasmo! CORTE A LA ESCENA SIGUIENTE. ...

Send this to a friend