Afrodisíacos: ¿mito o realidad?

El hombre, desde siempre, se ha caracterizado por buscar sustancias capaces de aumentar su vigor, deseo, excitación y energía sexual. En el pasado, el hecho de alimentarse adecuadamente daba entonces el empuje energético suficiente para estimular el deseo y la actividad sexual. Es por ello que algunos alimentos, por sus altos valores nutritivos, fueron catalogados como afrodisíacos, sin que necesariamente lo sean.

205239_oysters-cambiar

Otros alimentos se consideran así por su parecido físico a los genitales humanos. Y en otros casos, se ha dado la clasificación de afrodisíacos a aquellos alimentos que “por naturaleza” representan “la semilla”, o “el semen”, como en el caso de los huevos, bulbos o caracoles.

Como ejemplo, he aquí algunos de los muchos alimentos que tradicionalmente se han catalogado como afrodisíacos:

• Espárragos: por su forma fálica
• Almendras: símbolo de fertilidad a través de los tiempos. Se dice que su aroma induce pasión en la mujer
• Guineos: el banano además de tener forma fálica, es rico en potasio y vitamina B, sustancias necesarias para la producción de hormonas sexuales
• Aguacates: los aztecas llamaban “Ahuacuatl” al árbol de aguacate, lo que literalmente quiere decir “árbol de testículo”. Sus frutos dispuestos generalmente en pares, se asemejan a los testículos masculinos
• Albahaca: se dice que estimula el deseo sexual y que aumenta la fertilidad
• Higo: ¿alguna vez has visto un higo cortado por la mitad? Muchas personas piensan que emula los genitales femeninos, por lo que tradicionalmente se ha considerado un estimulante sexual
• Mostaza: La creencia es que estimula las glándulas sexuales y aumenta el deseo
• Nuez Moscada: las mujeres de la China atesoran esta especie como fuertemente afrodisíaca. En grandes cantidades, se cree que la nuez moscada produce efectos alucinógenos
• Ostras: las ostras fueron documentadas como un alimento afrodisíaco por los Romanos en el segundo siglo A.D. También se asocian con la forma genital femenina
• Trufas: los griegos y los romanos entendían que su aroma almizcleño estimula y sensibiliza la piel al tacto

LEE TAMBIÉN  Plenitud sexual: un maravilloso propósito para este año!

A pesar del gran interés popular que despierta el tema y la generalización de ciertas especies como típicamente afrodisíacas, no existe prácticamente ningún estudio científico que pueda corroborarlo.

Pero el poder sugestivo juega un rol muy importante en el tema de los afrodisíacos. Básicamente, si piensas que ingerir algún alimento va a incrementar tu potencia sexual, es posible que así lo sientas y lo experimentes. Pero no quiere decir que esto aplique a todos por igual. Por lo tanto, si disfrutas de algún alimento que evoca sensualidad o erotismo en tus relaciones sexuales ¡no dejes de ingerirlo! No tienes nada que perder y, potencialmente, tienes mucho que ganar.

Relacionados

Juguetes sexuales inteligentes: ¡lleva tu placer a... ¿Te encuentras sola o solo? ¿Deseas que el encuentro íntimo con tu pareja sea más hot? Estos aparatitos que puedes controlar desde tu teléfono, tableta o con un mando a distancia prometen elevar las s...
Sexo: un juego de adultos Siempre escuchamos eso de que una pareja a largo plazo es la tumba del amor, capaz de apagar hasta el último halo de pasión. Aquí ponemos fin a ese mito. Se puede vivir el sexo de manera sublime c...
Sadomasoquismo: mitos y verdades ¿Quién no encuentra o encontró alguna vez tentadora la idea de ser dominada o dominante durante una relación sexual? Aquí les cuento todo sobre esta práctica sexual, que para muchos es súper placenter...

Send this to a friend