Métodos anticonceptivos femeninos: ¿cuáles son las opciones?

Es necesario consultar a un médico para saber cuál es el método anticonceptivo más adecuado para cada paciente. Ph. Shuterstock

La píldora y el DIU probablemente sean los dos más conocidos, pero también existen otros igualmente efectivos. Te contamos cuáles son, cómo funcionan y sus ventajas y desventajas.

Es necesario consultar a un médico para saber cuál es el método anticonceptivo más adecuado para cada paciente. Ph. Shuterstock

Es necesario consultar a un médico para saber cuál es el método anticonceptivo más adecuado para cada paciente. Ph. Shuterstock

 

Cuando nos preguntamos sobre los métodos de anticoncepción más populares el primero que viene a nuestra mente es el preservativo, ¿pero qué pasa cuando hablamos de anticoncepción femenina? La píldora, el DIU, los condones femeninos y el método de Billings (la planificación natural de acuerdo a los días del ciclo) probablemente sean los más conocidos, pero hoy contamos con una gran variedad de opciones que no se encuentran tan difundidas.  ¿De qué estamos hablando? Te contamos a continuación.

Capuchón cervical y diafragma

Conocidos también como métodos de barrera, ambos son capuchones de goma suave (el capuchón cervical es más pequeño que el diafragma) que se colocan sobre la apertura del cérvix de la mujer (apertura del útero). De esta forma evitan que los espermatozoides puedan entrar al útero y fertilizar un óvulo allí. Para mayor seguridad, también se suelen usar cremas espermicidas por si el aparato ha sido colocado incorrectamente. Su efectividad es de un 91%, pero las parejas promedio reportan un 75% para el capuchón cervical y un 80% para el diafragma.

Las ventajas de estos capuchones es que una vez colocados protegen durante 48 horas, por lo que se puede volver a tener sexo todas las veces que se desee durante ese período de tiempo.

Las desventajas, requiere de cierta planificación ya que hay que colocarlo al menos una hora antes de tener relaciones, a algunas mujeres les cuesta colocárselo y puede aumentar los riesgos de reacciones alérgicas al látex y de infecciones urinarias, vaginales o inflamación del cérvix.  Luego de una relación coital hay que dejarlo puesto al menos 6 horas, pero siempre retirarlo antes de las 48.

LEE TAMBIÉN  Tus mejores aliados: Frutas y verduras

 Anillo vaginal y parche anticonceptivo

Tanto uno como el otro son métodos hormonales con un alto porcentaje de efectividad; ambos superan el 99%. ¿Cómo actuán? En líneas generales, impiden la ovulación. En el caso del parche anticonceptivo se coloca sobre la piel, ya sea en la espalda, la cadera, los glúteos o el brazo, y se deja allí por una semana. A los siete días se cambia por uno nuevo. ¡Recuerden! Se cambia siempre el mismo día y conviene ir rotando las zonas adonde se adhiere. En cada ciclo se usan tres parches y se descansa una semana para mantener la regularidad de la menstruación.

El parche irá liberando hormonas al torrente circulatorio a través de la piel. Además de evitar la ovulación, genera cambios en el endometrio y dificulta el paso de los espermatozoides. Es muy raro que se desprenda. Se pueden realizar todo tipo de actividades como nadar, bañarse o hacer ejercicio que no se despega con la humedad.

En cambio, el anillo vaginal se coloca adentro de la vagina, sin necesidad de atención médica, y hay que dejarlo allí por tres semanas. Durante ese tiempo va liberando hormonas femeninas idénticas a la píldora anticonceptiva en bajas dosis y constantes que, absorbidas por la mucosa de la vagina, impiden la ovulación. Se usa un anillo por cada ciclo de tres semanas y en la cuarta se descansa.

¡Atención! Ambos métodos requieren de aprobación médica para no empeorar ninguna condición preexistente; no protegen de enfermedades de transmisión sexual u otras infecciones y cuando se salen o están mal colocados por más de 24 horas pierden su efectividad.

LEE TAMBIÉN  Reconstrucción mamaria: recuperando la salud física y emocional

Depo Provera

Se trata de otro método anticonceptivo hormonal que se inyecta intramuscularmente y tiene un efecto que dura hasta tres meses. Si está bien colocado, su eficacia supera el 99%. ¿Cómo actúa? Al igual que los dos anteriores, inhibe la ovulación. Y como no contiene estrógenos, para algunas mujeres resulta una mejor opción que la píldora, pero es necesario primero consultar con el médico. ¡Ojo! Tampoco provee de ningún tipo de protección contra enfermedades de transmisión sexual ni contra infecciones.

La importancia de un buen asesoramiento médico

La elección del método anticonceptivo más adecuado debe realizarse sí o sí con el asesoramiento de un médico, quien sabrá evaluar cuál es el más apropiado teniendo en cuenta varios factores como: la edad del paciente, si ya tiene hijos o no, su historial clínico, etc.

Al margen de esto, existe un anticonceptivo de emergencia al que se puede recurrir sin una consulta médica previa. Estamos hablando de la pastilla del día después que es perfectamente segura cuando se usa tras un “accidente”. Vale aclarar que es de “emergencia”. De ninguna manera puede convertirse en un método anticonceptivo regular para mantener así relaciones sin protección.

La pastilla del día después evita la liberación o fertilización de un óvulo, no provoca abortos y debe tomarse en las primeras 72 horas transcurrido el incidente para aumentar las probabilidades de que funcione adecuadamente.

 

¿Y tú? ¿Con qué método anticonceptivo te sientes más cómoda y segura? ¿Probaste alguno de estos?

Relacionados

Mejor sexo: la polémica de los huevos de jade Se introducen en la vagina y prometen mejorar la vida sexual. ¿Mito o realidad? El sitio web de la actriz norteamericana Gwyneth Paltrow ya los comercializa. Según la gurú y actriz Shiva Rose, los...
Cinco deportes que te ayudarán a tener una vida se... El ejercicio físico mejora nuestra salud en general, pero a su vez permite que los hombres tengan erecciones más prolongadas y que las mujeres experimenten orgasmos más intensos Con una mayor elon...
El gran muro de… ¡la vagina! Jamie McCartney, escultor inglés, realizó un mural en el que plasmó 400 vaginas. ¿Su objetivo? Terminar con la falsa percepción de que todas deberían lucir de determinada manera y despertar conciencia...

Send this to a friend