Mis temores

Tengo que admitir que la idea de someterme a un bypass gástrico me aterraba. Hace años atrás, cuando por primera vez escuché hablar sobre cirugías bariátricas… ¡los cuentos eran de horror! Así que, sin duda alguna, el “contra” principal que le veía al asunto era, precisamente, el someterme a un procedimiento quirúrgico tan importante, con todos los riesgos y posibles complicaciones que eso conlleva. ¡Tenía miedo a no salir del quirófano! Jajajajajaja!!!!

Desde una perspectiva más ‘light’, no me entusiasmaba NADA la idea de no poder comer las mismas cantidades de alimento. ¡Pensaba que sería vivir el resto de mi vida sintiéndome insatisfecha, sin poder disfrutar de algo que me parece tan placentero!

Relacionados

¡Quiero ser mamá! El deseo que me inspiró. Mi esposo John y yo nos habíamos casado en mayo de 2007 y habíamos hablado de nuestros planes a futuro… específicamente sobre el tema de la maternidad/paternidad. Juntos ya h...
El Día D: 11 de Agosto de 2008 Recuerdo que el día de mi cirugía me desperté suuuuuper temprano porque quería darme un ‘shine’. (‘Shine’ en lingo de Alessandra y sus amigas: baño prolongado, lavado y acondicionado profundo de cabel...
Comer: una nueva experiencia! Una de las cosas más sorprendentes de mi experiencia quirúrgica fue que, desde el momento que desperté, me di cuenta que ya no tenía apetito como antes. La ansiedad por ponerme algo en la boca simplem...
LEE TAMBIÉN  Mi cuerpo y yo

Send this to a friend