La belleza nada tiene que ver con la delgadez!

La relación con mi cuerpo ha cambiado mucho después de la cirugía, en el sentido de que ahora me preocupo mucho más por él. Me siento bien porque me siento enérgica y saludable… y ni hablar de la sensación de “logro” luego de haber alcanzado algo tan importante para mi salud y la calidad de mi vida.

Me incomoda, sin embargo, la expectativa que el notición mediático farandulero ha generado con respecto a mi cuerpo. El enfoque fue muy fuertemente dirigido hacia las bondades de ser considerada una mujer “flaca” y sexy.

En principio –y creo que esto ya lo deben tener claro- no me parece que la belleza ni el sex appeal tengan que ver, necesariamente, con la delgadez. Así que esos nuevos calificativos se me hacen llanos. Me preocupa que el mensaje de salud y bienestar se vea opacado por la obsesión social respecto a la delgadez. Y, por supuesto, no me entusiasma la idea de ahora salir a la calle y que la humanidad esté pendiente al tamaño de mi “derrière”.

Lucho por ser una mujer lo más completa posible sin que ninguna de las muchas cosas que me compone sea mi definición absoluta. Veo y valoro mi cuerpo desde un lugar más completo y mucho más importante que lo meramente estético. Agradable o no ante la mirada de otros, la verdad es que ahora valoro MUCHO el cuidarlo y estar en buen estado… quiero durar mucho y que mi cuerpo rinda para disfrutar de una vida larga y plena.

Relacionados

El Día D: 11 de Agosto de 2008 Recuerdo que el día de mi cirugía me desperté suuuuuper temprano porque quería darme un ‘shine’. (‘Shine’ en lingo de Alessandra y sus amigas: baño prolongado, lavado y acondicionado profundo de cabel...
Mis médicos Fue en ese tiempo de andar investigando que supe de los Dres. Eduardo Bolaños y Felipe Chaux, médicos colombianos que cuentan con un impresionante reconocimiento a nivel internacional y que manejan un...
Comer: una nueva experiencia! Una de las cosas más sorprendentes de mi experiencia quirúrgica fue que, desde el momento que desperté, me di cuenta que ya no tenía apetito como antes. La ansiedad por ponerme algo en la boca simplem...
LEE TAMBIÉN  ¡Quiero ser mamá!
loading...

Send this to a friend