¡Recupera la privacidad con tu pareja!

Vivimos bajo el mismo techo, dormimos en la misma cama, pero estamos más separados que nunca. Entre las ocupaciones familiares, laborales, los niños y los compromisos sociales, casi sin darnos cuenta, vamos perdiendo esos momentos íntimos con nuestra pareja. Y cuando tomamos conciencia de cuánto nos hemos alejado, ya no sabemos cómo volver a acercarnos, y  vemos como un borroso recuerdo aquellos tiempos en que nuestra pareja era nuestro irresistible objeto del deseo.
Muchos entramos en pánico, porque pensamos que este desencuentro se relaciona con la falta de amor. La realidad es que en la mayoría de los casos, no implica que no deseemos o queramos a nuestra pareja, sino que hemos perdido completamente nuestra privacidad y aquellos momentos que solíamos dedicarnos a “nosotros”.
Afortunadamente, esta situación tiene solución. Aquí te damos algunos consejos, para que a partir de HOY recuperes la privacidad con tu pareja.

Reencuentro

  • Rompe con la rutina y planifica el encuentro: lo primero que tienes que hacer es vencer la inercia y ROMPER LA RUTINA! Si crees que ese momento a solas con tu pareja va a venir solito, puedes sentarte a esperar… y posiblemente esperes años! Tienes que ser pro-activa, es decir, ocuparte del asunto y planificar cuándo, dónde y cómo va a ser ese encuentro. Si tienes niños, piensa con quién los vas a dejar esa noche; si vives con tus suegros, debes pensar a dónde pueden ir para estar a solas; si el trabajo es el tercero en discordia, debes tomar la decisión de que esa noche, ese fin de semana, te vas a desconectar de la oficina.
  • Sé realista: si esperas que el encuentro entre ustedes sea en una isla paradisíaca, pues lo más seguro es que sigan tal como están: desencontrándose. Lo mejor, en estos casos, es ser realista: cuánto tiempo disponen, posibilidades económicas, etc. etc. No es necesario que este encuentro implique una super producción. Lo que importa es que se ENCUENTREN. Una buena idea es volver a hacer las cosas que hacían antes de vivir juntos: ir a bailar o una cena romántica, por ejemplo. Arréglate, ponte ese vestido sexy que hace tiempo que no usas y al regreso de la salida, sorpréndelo con una lencería explosiva.
  • Prepara el ambiente: haz que esa habitación de siempre, luzca diferente y sensual. Ten a mano unas velitas, unos inciensos y una música romántica para generar un clima íntimo. Así, cuando regresen de su escapadita, tendrán la sensación de que aún no han regresado a casa, y que han cambiado de escenario.
  • Hagan actividades juntos: logren que sus encuentros sean cotidianos. Y una buena manera de hacerlo es que busquen una actividad que disfruten juntos y solos. ¿Qué tal ejercitarse juntos en la mañana o en la tardecita? Aprovechen cada momentito, que aunque sean cortos, si los disfrutan juntos todos los días, hacen una gran diferencia.
  • No olviden los detalles: ¿recuerdan  cuando estaban de novios, que se mandaban mensajitos, o se hacían pequeños regalitos? Pues no hay razón para dejar eso en el pasado! Los pequeños detalles cuentan mucho a la hora de hacer sentir querido al otro y como consecuencia, para renovar el deseo!
  • Anímense a Innovar, a buscar nuevas experiencias: prueben nuevas posiciones, dense masajitos sensuales, lean o vean material erótico. Hagan de cada ratito que tengan a solas, un momento especial. Si bien el tiempo es importante, mucho más importante es la Calidad.
LEE TAMBIÉN  Cheaterville, a la caza de infieles!

Relacionados

Mi hijo está entrando en la adolescencia, ¿cómo ha... Es muy importante que los chicos cuenten con toda la información para que cuando llegue el momento del debut sexual puedan tomar la mejor decisión. Les compartimos las claves para tener una conversaci...
¡Qué mal la estoy pasando! La pasan genial juntos, pero en la cama hay mucho, muchísimo que perfeccionar. La comunicación es la clave dentro y fuera de la habitación para mejorar y empezar a disfrutar también en la intimidad. ...
¡El regalo ideal para cada signo! Quieres hacerle un regalo super especial a tu pareja, pero te cuesta decidirte. Has pensado en qué está necesitando y no se te ocurre nada, y si se te ocurre es carísimo. Te concentras en sus hobbies ...

Send this to a friend