Los hombres hablan chino… las mujeres, japonés

El secreto está en trabajar juntos por encontrar ese idioma del medio que nos lleve a entendimiento mutuo. Ph. Shutterstock

Aunque nos queramos hacer los distraídos con discursos modernos del siglo XXI, hay una diferencia más clásica que “Amor sin Barreras” en la manera en que hombres y mujeres entendemos el sexo y la pareja.

El secreto está en trabajar juntos por encontrar ese idioma del medio que nos lleve a entendimiento mutuo. Ph. Shutterstock

El secreto está en trabajar juntos por encontrar ese idioma del medio que nos lleve al entendimiento mutuo. Ph. Shutterstock

 

Cuando recién nos conocemos, todo es color de rosa. Sentimos que por fin encontramos a esa persona que entiende lo que queremos. ¡Por fin alguien con el que podemos hablar el mismo idioma! ¿Pero qué pasa después del “Y Vivieron Felices para Siempre”? ¿Por qué dejamos de entendernos tan bien como al principio? ¡Muy simple! Nos percatamos de que él habla en chino y nosotras, en japonés.

El chino de los hombres

En chino, Te amo se dice Wo Ai Ni; mientras que en japonés se escucha Aishiteru. A nuestros ojos parece igual, pero no es lo mismo.

Imaginemos la situación: él está con sus amigos en el bar y entra esa chica que lo hipnotiza con la mirada. ¿Qué le dice a sus amigos en chino, su idioma innato? “¡Qué buena que está, me acostaría con ella ya mismo!” Sin embargo, a la hora de acercarse a la muchacha -como sabe que no puede seducirla diciéndole que se la quiere llevar a la cama-, cambia de idioma por el de ella: un japonés extraño que la enamora cuidando los detalles con palabras amorosas y gestos románticos.

El japonés de las mujeres

Las mujeres también intuimos naturalmente que para seducirlos tenemos que hablarles en su propio idioma, por lo que cuando entramos en la etapa de pleno enamoramiento les empezamos a hablar –como si supiéramos- en un hermoso chino mandarín. Ella, en lugar de decirle en su japonés natal “Me parece que serías un gran padre para mis hijos”, se pone ese vestidito ultra apretado súper sexy con unos tacones enormes y está siempre dispuesta a tener sexo desenfrenado. Es decir, usamos todos nuestro sex appeal para atraer y enamorar al hombre que nos interesa, en su propio idioma.

LEE TAMBIÉN  Siete historias de amor, ¿cuál es tu preferida?

El desencuentro SAP

En la etapa del enamoramiento, la mujer seduce sexualmente al hombre y el hombre seduce emocionalmente a la mujer. Pero cuando nuestra relación ya se volvió más estable y sentimos que nuestra pareja se ha consolidado, ambos integrantes cometemos el error de los errores: ¡regresamos ridículamente a nuestros propios idiomas! Ahora, ella tiene la expectativa de que la seduzcan emocionalmente y ya no tiene ganas de coquetearle y tirarse en la cama a toda hora. Por su parte, él piensa ya estamos juntos, no tengo que estar seduciéndola, por lo que deja de decirle cosas lindas y de correr a arreglarle la plomería de la cocina apenas se tapa. ¿Qué ha ocurrido? Ella ha dejado de hablarle chino a él; y él ha dejado de hablarle japonés a ella. Por primera vez en nuestro vínculo tan hermoso y apasionado, nos sentimos incomunicados y solos. Por primera vez, aparece el desencuentro.

El idioma del medio

En un principio, la atracción sexual es el componente central de una relación; es el pegamento que mantiene unida a la pareja para que así nazca y crezca en ella otros aspectos como el amor, la confianza, y el respeto. Pero… ¿Qué nutre ese deseo y esa atracción con el tiempo? ¡Pues nada más y nada menos que la conexión emocional! Seguro que no te dan ganas de ponerte sexy cuando del otro lado sientes que hay vacío, mientras que él se siente castigado porque ya no lo haces con el mismo entusiasmo que antes. Así, la calidad de la relación sexual cae al más bajo de los subsuelos. Para que esto no ocurra, debemos poder encontrar el idioma del justo medio. Esa mezcla de chino-japonés en la que no olvidemos que sin sexo, no hay pareja; pero que si la conexión emocional es pobre, el vínculo sexual se verá afectado hablemos el idioma que hablemos. Si quieres y/o necesitas más consejos para mantener la convivencia con tu pareja a largo plazo, puedes encontrarlos en mi libro Juntos y revueltos, ¿para siempre?

 

LEE TAMBIÉN  Aprende a dialogar con tu pareja

Y tú, ¿ya encontraste el idioma del medio? ¡Cuéntanos tu experiencia!

 

 

Relacionados

Me enamoré de un hombre más joven que yo ¿Qué sucede cuando la mujer es mayor que el hombre en una pareja? Los prejuicios sociales, el reloj biológico y la menopausia son los principales retos. Conoce aquí cómo afrontarlos. Con informaci...
¡Qué mal la estoy pasando! La pasan genial juntos, pero en la cama hay mucho, muchísimo que perfeccionar. La comunicación es la clave dentro y fuera de la habitación para mejorar y empezar a disfrutar también en la intimidad.  ...
Mito o realidad: Posturas sexuales para quedar emb... Parecería que algunas posiciones son más recomendables que otras para concebir, aunque aún no está comprobado científicamente Las posturas en las que el hombre se encuentra sobre la mujer son bene...

Send this to a friend