La convivencia: ¿el fin del deseo?

La creencia más extendida es que las mujeres son las que empiezan a decir “NO” al poco tiempo de casarse o vivir juntos. Sin embargo, es cada vez más usual que ellos suelan decir más “NO” que “Sí”. En un estudio sobre sexo, el 28% de las mujeres afirmó que sus parejas dejaron de querer sexo, apenas unos meses después de estar casados.

shutterstock_167078054

En una relación a largo plazo hay que reconciliar la seguridad con la aventura y la domesticidad con el erotismo. Ph. Shutterstock

 

¿Qué está ocurriendo? ¿Qué nos está matando el deseo?

Los expertos coinciden en afirmar que la familiaridad, la seguridad y la falta de innovación son los Enemigos Nro. 1 del deseo.  Las parejas a largo plazo, tal como lo explica la psicóloga Esther Perel, representan un dilema, porque tenemos que reconciliar cosas que aparentemente son incompatibles: la seguridad con la aventura y la domesticidad con el erotismo. El erotismo no florece en lo conocido, sino en el misterio y lo inesperado.

¿Es posible que haya aventura en lo seguro, y erotismo en lo familiar? Claro que sí!!! Para lograrlo, aquí algunos consejos:

 1. Generen buenos hábitos de pareja: La mayor ventaja es que al comenzar a convivir estamos ante una página en blanco y depende de nosotros escribir cómo sigue la historia. Con buenos hábitos de pareja me refiero a que deben hacerse el hábito de hablar de sexo; nunca dejen de mimarse y besarse, y sobre todo; háganse el hábito de tener sexo. Hay un término llamado “sexo de mantenimiento”. ¿Así dicho no suena como muy erótico, verdad? Se trata de tener un sexo de manera regular, sin la exigencia de que sea “guau!”. El sexo de mantenimiento es un hábito que debemos incorporar desde el inicio, porque hay una realidad: “cuanto más sexo tienes, más sexo quieres”. Si esperamos a que se den las condiciones para tener ese sexo maravilloso, tendrás menos deseos, si tienes menos deseos también disminuyen las oportunidades de experimentar un sexo fuera de serie. No es una expectativa realista que cada vez que te acuestes con tu pareja sea “increíble”. Muchas parejas sobreviven porque el sexo de mantenimiento es parte de sus vidas y ese sexo fabuloso, lo reservan para ocasiones especiales, donde están las circunstancias apropiadas para entregarse a las delicias de un sexo “gourmet”. Sean conscientes de que algunos de sus encuentros sexuales tal vez no sean buenos –el promedio de experiencias poco gratificantes en una pareja va del 5 al 15 por ciento-. Pero está comprobado que aquellas parejas que aceptan estas experiencias mediocres, sin complejos y sin echarse culpas mutuamente, tienen un sexo mucho más satisfactorio y motivante.

LEE TAMBIÉN  Diez momentos “difíciles” en la cama

Además, el sexo de mantenimiento puede ser muy placentero, aunque la tierra no tiemble cada vez que sus cuerpos se entremezclen en la cama. ¿Qué no tienes tiempo para el sexo de mantenimiento? Pues ingéniate para sacar ese tiempo! Hay cosas fundamentales en la vida, que salvo por emergencias, no podemos relegar. Debes estar consciente de que el sexo es parte imprescindible de la ecuación de pareja. Punto.

2. Planifiquen los encuentros: Organicen los momentos en que van a estar a solas en pareja sexo. Erróneamente rechazamos el concepto de “Planificar”, porque pensamos: “¿Por qué ahora tengo que planificar el sexo, cuando antes se daba de manera tan fogosamente espontánea?”. La palabra “planificado” no nos gusta, porque la confundimos con “artificial”, “forzado”.  Y ahora les pregunto yo: ¿Cuándo estaban de novios y creían que el sexo se daba de manera tan natural, acaso no anticipaban cada uno de sus encuentros, no estaban pensando eróticamente en el otro durante todo el día, no se arreglaban para verse, no escogían el lugar a dónde ir, no fantaseaban en las cosas que se harían mutuamente? Bueno, si eso no es “planificar un encuentro”, entonces ¿qué es?

Planificar los encuentros no significa que el sexo deja de ser espontáneo. La idea es generar esos momentos en los que sabes que vas a tener unos momentos a solas con tu pareja. Al igual que planificas tus citas del día, planifica el tiempo que vas a pasar con tu pareja.  No cometamos la equivocación de pensar que por el hecho de convivir vamos a estar conectados y que el sexo ya está garantizado. De hecho, la convivencia, como te dije antes, supone familiaridad y domesticidad, factores que atentan contra el deseo sexual. Para asegurarse un buen sexo mantengan vivos y frescos los rituales amorosos del noviazgo.

LEE TAMBIÉN  ¡Bienvenidos!

3. Rompan la zona de confort: ¿Se acuerdan que les dije que uno de los enemigos del deseo es la “falta de innovación”? Bueno, una forma de derrotar a esta amenaza es “rompiendo con la zona de confort”.

Dejemos de comparar el “sexo de antes” con el de “ahora”, aprovechando las ventajas de estar con una persona, cuyos disparadores del deseo conocemos bastante bien; sumándole la emoción de probar algo nuevo cada noche.

 

 ¿Cómo vives el sexo durante la convivencia? ¡Cuéntanos tu experiencia!

Relacionados

La humildad, un valor en alza Un estudio indica que la gente humilde es mucho más deseable porque demuestra interés y preocupación por los demás, y no se encuentra tan enfocada en sí misma Olvídate de tus últimas hazañas y pre...
¿Ellos también fingen? Siempre pensamos que las “reinas del drama” somos nosotras, y que somos las únicas poseedoras de la “anti-cualidad” de fingir orgasmos. Pues bien, chicas, ¡prepárense para esta noticia! ¡¡¡Ellos tambi...
Tips para un embarazo súper hot ¿Quién dijo que la dulce espera no puede ser también apasionada? Aquí, algunos consejitos para vivir esa etapa de manera muy sensual. Durante los nueves de espera es fundamental mantener un víncul...

Send this to a friend