Mi cuerpo y yo

Mi relación con mi cuerpo siempre ha sido complicada porque está llena de aparentes contradicciones. La verdad es que no siempre me he sentido a gusto con mi cuerpo (¿de veras existen personas a quienes sieeeeeempre les encanta su cuerpo???) ni con lo que éste puede representar… pero he descubierto -y hace años tengo muy claro- que realmente esa incomodidad no tiene que ver específicamente con mi peso. Entonces, para MÍ no pasa por ahí. De hecho, analizando posteriormente lo que ha sido mi trayectoria en los últimos años, pienso que durante mucho tiempo fue casi como un reto social el haber subido tanto de peso y haber alterado de manera tan dramática mi forma física. Una manera de ver si quienes me rodean me valoraban por quién realmente soy como persona y aquello que tengo para aportar (intelecto, calor humano, etc.) más allá de quedarse en el juicio llano de si soy “linda” o “no tan linda” por verme de determinada manera.

Yo no siempre fui una chica obesa, y sé lo que es mirarme y sentirme desde ambas perspectivas. La verdad es que me he sentido tanto “linda” como “no tan linda” estando gordita y también estando delgadita.

Para mí, la belleza no es determinada por la gordura, y no me sentía mal presentándome con esa estética en la vida. Lo que no me hacía sentir a gusto era saber que mi salud comenzaba a verse afectada por el sobrepeso y saber que la obesidad sin duda alguna continuaría manifestándose en dolencias y aflicciones a mi salud a largo plazo. Y cuando por fin llegó el momento de mirarme a mí misma desde la perspectiva de una posible maternidad, no me sentía a gusto tan siquiera considerando buscar un embarazo si no podía hacer de mi cuerpo el mejor vehículo posible para dar vida. Y mi cuerpo obeso ciertamente no lo era.

LEE TAMBIÉN  Mi cambio de peso… y de imagen!

Me costó mucho darme cuenta que el peso me estaba controlando a mí y que yo no me estaba sintiendo en control de mi propio cuerpo. Ya era hora para algo drástico, dramático y efectivo.

Relacionados

Las dietas… las dietas… imposibles para mí!!! No soy buena haciendo dietas. Las he probado TOOOOOODAAAASSSSS y ninguna me sirvió a largo plazo. Soy TAN mala con las dietas que, de hecho, al día de hoy ¡todavía no las hago! Me doy cuenta que lo...
La belleza nada tiene que ver con la delgadez! La relación con mi cuerpo ha cambiado mucho después de la cirugía, en el sentido de que ahora me preocupo mucho más por él. Me siento bien porque me siento enérgica y saludable… y ni hablar de la sens...
Comer: una nueva experiencia! Una de las cosas más sorprendentes de mi experiencia quirúrgica fue que, desde el momento que desperté, me di cuenta que ya no tenía apetito como antes. La ansiedad por ponerme algo en la boca simplem...

Send this to a friend