Google Analytics

Registrate

AdZone 728

Header

header_EstarBien_mitransformacion

Mi cambio de peso… y de imagen!

Cuando decidí operarme lo hice por cuestiones de salud. Claro que me motivaba verme mejor, pero no era mi prioridad. Además, los primeros dos meses luego de mi cirugía fueron TAN movidos, que realmente no estuve muy pendiente a la báscula. Y creo que es una excelente manera de bajar los niveles de ansiedad!

Pero sé que todos ustedes quieren saber cómo varió mi peso! Les cuento: en la primera semana, aproximadamente, bajé 6 kilos! WOW! Aún así, al tener la panza hinchadita todavía no sentí gran diferencia en la ropa que estaba usando.

El cambio físico para mí fue algo bastante extraño. Incluso, durante mucho tiempo las personas a mi alrededor me hacían comentarios de cómo iba cambiando y yo los miraba incrédula. Pensaba: “¿Será que me lo están diciendo para hacerme sentir bien? ¡Pero si yo me veo igual!”

Obviamente bajé de peso rápida y consistentemente… el problema no era que la cirugía fuera efectiva o no, sino que todo pasó tan rápido y en medio de un estilo de vida tan veloz, que no estaba teniendo tiempo para procesarlo.

Posteriormente, entendí que otro motivo por el que no me daba cuenta del cambio en mi físico es que no era una imagen nueva para mí. Yo no siempre fui una chica con sobrepeso, así que en el proceso de quitarme kilos, me miraba al espejo y de cierta manera me reconocía: “Esa chica que tengo en frente no es tan distinta… todavía se parece a mí.”

Me di cuenta de que mi pérdida de peso era considerable cuando agoté la última sección de ropa talla “x” que era la más chiquita que tenía en mi clóset. Literalmente, cuando tuve que salir a comprarme todo nuevo, ahí fue que dije “OK, esto como que funcionó”. Para entonces, creo que había bajado ya unas 45 libritas (20 kilos).

Ya estoy por cumplir dos años desde que me sometí a la cirugía de bypass gástrico, y me he mantenido habiendo bajado unas 81-84 libras (37-38 kilos). Me siento súper bien estando en este peso. Tengo un cuerpo que ahora tiene la posibilidad de funcionar mucho mejor. Me siento más enérgica, más ágil… en cierta manera hasta rejuvenecida.

Creo que el hecho de ser figura pública y que tantos medios han cubierto la noticia de mi cirugía bariátrica genera grandes expectativas en el público que me sigue. Quiero aprovechar este espacio para aclarar que quien se cruce por ahí conmigo y espere encontrarse un bombonazo de revista, seguramente va a quedar muy desilusionado. No me considero, bajo ningún concepto, una mujer flaca. Tengo rollos, como cualquier mujer. Hay cosas que me gustan de él y otras que no tanto, así que me visto tratando de enaltecer aquellas partes que me favorecen y de disimular aquellas otras que no me hacen lucir tan bien. Pero sí soy una mujer que ha adelgazado muchísimo y está hoy en un peso saludable. Y de eso me siento muy orgullosa.

Facebook

Twitter

Buscar

Cuéntame

Cuéntame tu historia

AdSense Right 1

Encuestas

¿Qué lugar ocupa la belleza en tu vida?

Ver Resultados

Ver más encuestas

AdSense Right 2