Masajes eróticos… nuevas sensaciones!

El Escenario:

Los masajes son una gran experiencia erótica, pues se concentran en uno de los placeres más riiiiiiiiiicos que tenemos: las caricias!
Generalmente, cuando pensamos en ellos, evocamos su función terapéutica o relajante, pero no debemos olvidar que es un poderoso instrumento de comunicación para potenciar las relaciones entre dos personas. Los masajes refuerzan la confianza y la intimidad emocional con la pareja, aumentan el deseo, prolongan el orgasmo y por supuesto, rompen con la monotonía!

El masaje erótico es tan placentero para el que lo recibe como pare el que lo da. Para quien da el masaje, el disfrute estriba en el placer que le ofrecemos a nuestra pareja, además de todo lo que descubrimos sobre su capacidad sensorial: sus zonas más erógenas y las caricias que más le excitan! Y quienes lo recibimos, tenemos una oportunidad única de entregarnos al otro y de profundizar nuestros sentidos, mejorando la respuesta sexual.

Uno de los factores básicos para transformar un masaje terapéutico en uno sensual es que ambas personas deben estar desnudas – ¡no es lo mismo que cuando vas al Spa!
Claro que lo que todos están esperando, es que les revelemos cómo se debe practicar este masaje, así que tomen nota y entréguense al más sensual de los Placeres!

Relacionados

Mi hijo está entrando en la adolescencia, ¿cómo ha... Es muy importante que los chicos cuenten con toda la información para que cuando llegue el momento del debut sexual puedan tomar la mejor decisión. Les compartimos las claves para tener una conversaci...
La Primera vez… de nuevo! Todas hemos pasado por tiempos más o menos prolongados de abstinencia sexual… Y de repente, después de taaaaaanto tiempo, conocemos a un hombre que nos vuelve locas… Es guapo, inteligentísimo, tie...
La ciencia en la primera cita La primera cita es una montaña rusa de emociones. Durante días planificamos qué nos vamos a poner, qué le vamos a decir, armamos decenas de historias y escenarios diferentes especulando cómo nos irá. ...
LEE TAMBIÉN  El maravilloso y olvidado Principio del Placer

Send this to a friend