Los motivos más frecuentes que conducen a la infidelidad

Juntos, en pareja, deben definir qué es lo que consideran infidelidad. Ph. Shutterstock

Aburrimiento, falta de atención, insatisfacción sexual, para aumentar el ego o por venganza son algunas de las razones más frecuentes por las que hombres como mujeres pueden llegar a ser infieles

Juntos, en pareja, deben definir qué es lo que consideran infidelidad. Ph. Shutterstock

Juntos, en pareja, deben definir qué es lo que consideran infidelidad. Ph. Shutterstock

 

La infidelidad es algo que debe definirse en pareja. Es decir, es necesario que lo hablen y que aclaren qué es infidelidad para cada uno de ustedes y establezcan qué va a ser considerado un acto de infidelidad para la pareja. Por ejemplo, para una pareja puede haber infidelidad cuando uno de sus integrantes mantiene relaciones sexuales con un tercero, mientras que otra pareja puede considerar infidelidad el solo hecho de que uno de ellos comparta cosas muy íntimas con un tercero, pero con quien no hay sexo.

Sin embargo, los motivos que llevan a cometer una infidelidad son más o menos los mismos, ya sea para hombres como para mujeres. A continuación, las causas más comunes:

Para escapar de los problemas. En una pareja a largo plazo las responsabilidades y obligaciones aumentan, y cuando se vuelven abrumadoras, solo con ver a nuestra pareja alcanza para recordarlas. Por eso, es tan frecuente que, en el caso de los hombres, cometan su primera infidelidad con la llegada del primer hijo. Aunque parece una solución que aporta un poco de aire a la pareja, no sólo los problemas no se resuelven sino que están creando otro.

Por aburrimiento. Cuando la vida en pareja se vuelve rutinaria, no es nada raro que uno de los dos mire hacia un costado para buscar esa emoción que se perdió en otro lado. Si bien un romance puede hacernos sentir por las nubes, hay que preguntarse si el aburrimiento puede estar en nosotros. Si es así, no hay nadie más que nosotros mismos para sacarnos de esta abulia existencial. En ese caso, debes preguntarte por qué ya no hay más emociones en tu vida. ¿Qué tal si la energía que estás poniendo en tu romance, la dedicas a buscar a esa persona entusiasta que alguna vez fuiste y luego la vuelcas a tu pareja?

LEE TAMBIÉN  Cómo volver al ruedo tras haber sufrido una ruptura

Porque estamos desencontrados sexualmente. La cama es ahora el lugar donde sólo dormimos. Tal vez, cada tanto, muy ocasionalmente, se produce algún encuentro tímido con nuestra pareja. Es muy probable que alguno de los dos se esté quedando con las ganas… Y ahí entra el tercero en discordia. Si están viviendo algo parecido, es necesario que lo hablen ya para reconectarse afectiva y sexualmente.

Nos sentimos desatendidos. Puede suceder que sintamos que nos prestan poca atención y que nos dan “por sentado”. Eso nos irrita y nos hiere. Cuando se llega a ese punto y no lo hemos hablado con nuestras parejas, puede pasar alguien a quien sí parezca importarle cómo estamos y qué queremos.

Ya no nos sentimos compatibles. Hace siete, diez o quince años éramos la persona perfecta el uno para el otro, pero hoy no nos volveríamos a elegir. Tú cambiaste y él cambió. Concéntrate en las cosas que los unen y pon en la balanza qué tiene más peso.

Nos enamoramos de otro… Tal vez no planearon ser infieles, pero ocurrió. Mira Kirshenbaum, autora del libro When Good People Have Affaires (Cuando la gente buena es infiel) pone el siguiente ejemplo: “Es como si uno anduviera con un  vaso de vino vacío en la mano y de pronto conoce a alguien con una botella llena”. ¿Quién no quisiera tomar un sorbito? Así, casi sin darnos cuenta, nos involucramos en otra relación. En este caso, lo que hay que hacer es intentar llenar el vaso con nuestra pareja.

Para evitar el divorcio. No son pocas las parejas que viven en relaciones insostenibles, pero una ruptura no es una opción. Ya sea por razones sociales, religiosas, por los hijos o porque consideran al divorcio como un fracaso personal siguen pretendiendo que todo está perfecto, mientras mantienen relaciones con un tercero.

LEE TAMBIÉN  ¿Ellos también fingen?

Para sostener tu actual pareja. Hay quienes están sexualmente aburridos o insatisfechos, y encuentran emoción en un tercero. Después de estar con sus amantes regresan a casa con una enorme sonrisa, son más amables con sus parejas, discuten menos y todos viven bajo esa ficción. En estos casos, generalmente la contraparte avala la infidelidad.

Para aumentar el ego. Si estamos atravesando una etapa en la que nuestra autoestima está en su punto más bajo o somos bastante egocéntricos, no hay nada más gratificante que alguien que nos encuentra súper sexy. Sin embargo, hay que tener en cuenta que estamos poniendo en riesgo una relación que nos interesa de verdad.

Crisis de la mediana edad. Es algo bastante típico entre los hombres. Un affaire puede hacerlos sentir jóvenes y deseables otra vez, pero es una terapia un poco peligrosa. Es mejor ser fan de algún deporte extremo, si es riesgo y adrenalina lo que buscan, o hasta comprarse el auto deportivo parece una opción más acertada.

Por venganza. Por vengarte de la infidelidad que cometió tu pareja corres el riesgo de meterte en una bola de nieve de la que es muy difícil salir. Lo único que conseguirás es seguir haciendo daño.

Adicción sexual. Los adictos al sexo tienen un comportamiento descontrolado y compulsivo. Tienen relaciones sexuales con muchas personas sin que los vincule un lazo afectivo y se exponen a situaciones de riesgo, poniendo en peligro su relación, su trabajo y hasta su vida.

 

¿Fuiste o eres infiel por alguno de estos motivos? ¿Agregarías alguno otro?

 

Relacionados

Citas online: ¡las mujeres al poder! Tras la revolución que causó Tinder, nos encontramos con Lulu y Adopta un chico, una app y un sitio web en el que son las chicas las que eligen con qué hombre SÍ y con cual NO. Para calificar a un...
Los hombres hablan chino… las mujeres, japon... Aunque nos queramos hacer los distraídos con discursos modernos del siglo XXI, hay una diferencia más clásica que “Amor sin Barreras” en la manera en que hombres y mujeres entendemos el sexo y la pare...
Conviviendo bajo el mismo techo con mi ex Principalmente por problemas económicos, son cada vez más las parejas que se ven obligadas a seguir viviendo con su ex tras separarse. ¿Cómo hacer para llevar adelante esta convivencia pasajera? E...

Send this to a friend